jueves, 4 de diciembre de 2014

Adhesivos. Colas Animales. Cola de pescado

La cola de pescado se obtiene hirviendo la piel y otros desperdicios del pescado, incluida la espina, en agua ligeramente ácida.

Se suele comercializar en formato de hojas transparentes o en polvo.



El proceso de fabricación consiste en hidratar las placas o el polvo de pescado sumergiéndola en agua y dejándolo reposar de 12 a 24 horas para que la cola se hinche y se ablande.

Una vez hidratada introducimos los granos de cola en un recipiente de cristal o de barro del doble de tamaño de la cola hidratada mas el agua y lo calentamos al baño María evitando que hierva.

La cantidad de agua a utilizar es de 70 gr. de granos de cola por cada litro de agua.

A la cola de conejo se le pueden añadir un desinfectante del tipo fenol (1 gramo), miel (1/2 cucharada)  para mejorar su elasticidad y un chorro de vinagre para romper tensiones y facilitar la absorción.

Como todas las colas orgánicas, esta cola, si se conserva muchos días, acaban por descomponerse, sobre todo en épocas calurosas, por lo que es recomendable hacer solo la cantidad que vayamos a utilizar.

Al igual que la cola de conejo se utiliza para la fijación de la capa superficial al soporte del mueble, no usándose para adherir zonas estructurales pues no es resistente.

El poder de penetración de esta cola es muy alto, ya que es menos viscosa que las otras colas animales. Otra de sus ventajas reside en  que no mancha la madera.

La cola de pescado es muy sensible a la humedad y  puede verse atacada fácilmente por microorganismos. Su toxicidad es nula.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Adhesivos. Colas Animales. Cola de Conejo

Originalmente la cola de conejo se fabricaba exclusivamente a partir de la piel del conejo, pero en la actualidad frecuentemente aparece adulterada mediante el añadido de los huesos del mismo animal. 

Se presenta en forma de grano o en forma de placas o tabletas duras, rectangulares y translúcidas, unas más claras otras más oscuras, según su procedencia y calidad.


El proceso de fabricación consiste en sumergir la cola de conejo, ya sea en tableta o en rano,  en agua y dejarla reposar de 12 a 24 horas para que la cola se hinche y se ablande.

Cuando las placas están hidratadas se introducen en un tarro de cristal el cual se coloca en una cazuela con agua a fuego lento,  removiendo la mezcla hasta su total disolución sin que hierva ya perdería elasticidad y adherencia.

Para posteriores usos se calienta la cola al baño a María, evitando en todo momento que la cuela hierva, porque de ser así ésta perdería su fuerza.
Como todas las colas orgánicas, esta cola, si se conserva muchos días, acaban por descomponerse, sobre todo en épocas calurosas, por lo que es recomendable hacer solo la cantidad que vayamos a utilizar.

La cantidad de agua depende del uso que vayamos a darle a la cola. A modo orientativo si vamos a usar la cola para imprimar un mueble para su posterior policromía usaremos una proporción de 125 gr. de cola por 1 litro de agua.

Si lo que deseamos es una cola para imprimar una superficie que va a ser dorada la propician será de 50 gramos de gránulos de cola por  600 ml de agua.                                                               

Al usarla, podemos conocer su fuerza humedeciéndonos la palma de una mano; según la adherencia que ofrezca una mano sobre otra, sabremos cuando será necesario añadir más cola o menos agua.

A la cola de conejo se le pueden añadir un desinfectante del tipo fenol (1 gramo), miel (1/2 cucharada)  para mejorar su elasticidad y un chorro de vinagre para romper tensiones y facilitar la absorción. 


Una de las principales caracteristicas de la cola de conejo es que reversible por lo que las piezas ya encoladas pueden ser desencoladas aplicando calor y/o humedad por lo que es muy utilizada por los luthiers.

Adhesivos. Colas Animales. Cola Fuerte

La cola fuerte, llamada comúnmente cola de carpintero, es el mejor adhesivo de la madera además de ser muy reversible, bastante estable y no produce daños.

Se obtiene mediante la ebullición de huesos, cartílagos, pezuñas y otro despojos de matadero. Se comercializa en forma de pastillas, perlas o polvo.



El proceso de fabricación consiste en sumergir la cantidad de cola fuerte que deseemos fabricar en agua y dejarla reposar durante 24 horas para que la cola se hinche y adquiera una consistencia gelatinosa.

Posteriormente se le añade un poco de agua y se calienta al baño María para que se disuelva, evitando que hierva.

La cantidad de agua dependerá del tipo de cola que deseemos obtener.
·        Si lo que queremos es una cola fuerte no se añadirá agua al calentar (adhesión de ensambles).
·        Si lo que deseamos es una cola media (adhesión de chapas) se utilizaran 140 ml de agua por cada 160 gr de cola fuerte. 
·        Si queremos una cola diluida, por ejemplo,  para realizar un apresto, echaremos agua en una proporción de 100 gr. de cola por cada 1000 ml de agua.

En el  proceso de adhesión para conseguir un buena unión se deberá impregnar las dos superficies a encolar hasta que las superficies estén mordientes, momento en el que se procede a la adhesión, evitando en todo lo posible que la unión se haga cuando la cola este demasiado caliente o demasiado fría.

Una vez realizada la unión se deberá dejar secar al menos 3 o 4 horas antes de seguir trabajando con la pieza.
La eficacia de la cola disminuye a medida que se recalienta por lo que se debe preparar en pequeñas cantidades.  

Los inconvenientes de la cola fuerte dependen de los factores ambientales. Así, en lugares excesivamente secos pierde su elasticidad volviéndose quebradiza. Esto se puede remediar añadiendo a la mezcla
  • 1 cucharada de melaza o miel
  • 2 gramos de fenol (fungicida)
  • 1 cucharada de vinagre (evita la aparición de hongos).

Otro de los inconvenientes de la cola fuerte es que su tono oscuro resulta ser demasiado evidente en las uniones de superficies claras, lo que se puede evitar añadiendo a la cola Blanco de España.

jueves, 7 de agosto de 2014

Invitación al curso online de Restauración de Mobiliario



Durante los últimos 20 años he sido aprendiz de carpintería , oficial del taller de gusilina y maestra de restauración de mobiliario. Largo ha sido el camino. Desde los primeros tiempos mi objetivo fue realizar un compendio de restauración de mobiliario. Lo que comenzó como un esbozo fue creciendo y creciendo hasta convertirse en un libro y varios monográficos que sintetizan todo lo aprendido. Nunca lo he publicado pues nunca está acabado, siempre hay nuevas técnicas que aprender , fórmulas que experimentar , productos que probar. Pero creo que ha llegado el momento de compartirlo con todos vosotros, a través de este curso online de restauración de mobiliario , que hoy os presentamos.

lunes, 4 de agosto de 2014

Curso online gratis de Restauración de Muebles.

El oficio de restaurador de mobiliario tradicionalmente ha sido un oficio que trasmitía las técnicas tradicionales de padres a hijos en pequeños talleres artesanales de madera y empresas familiares. Estos talleres fueron desapareciendo progresivamente ante el empuje de una industria altamente mecanizada que ofrecía unos productos de relativa calidad pero con unos precios altamente competitivos. La desaparición de estos talleres supuso que la cadena de formación padres – hijos desapareció, dando el relevo como única posibilidad de formación en el oficio de restaurador, en menor medida a la enseñanza pública a través de las escuelas de artes aplicadas y en mayor medida a la enseñanza privada a través de talleres de restauración de mobiliario. Esta escasa oferta educativa ha generado que existan pocos profesionales especializados, en comparación con otras profesiones y oficios.

Paralelamente a este hecho en los últimos años ha aumentado la demanda en el mercado de la restauración de muebles gracias a un cambio de sensibilidad estética y ecológica. La comunidad ha empezado a valorar los muebles fabricados por artesanos del pasado dándoles el justo valor que tienen. Con el objeto de mantenerlos y darles nueva vida, demandan el trabajo de profesionales que muchas veces no encuentran dada la escasez de restauradores de mobiliario profesionales.

Esto ha propiciado que muchas personas, amantes de los muebles, al no encontrar quien diera vida a esos muebles encontrados en la casa del abuela, en el contenedor de la urbanización , decidieran aprender el oficio de restaurador convirtiendo su interés por los muebles en un hobby y su hobby en una profesión : el del restaurador “amateur”.

Apasionados artesanos que mirando libros, participando en blogs, equivocándose y aprendiendo han ido adquiriendo poco a poco conocimientos especializados sobre restauración y que han hecho posible que muchas piezas mobiliarias, que no alcanzaban la categoría de arte pero que eran bellas piezas de artesanía, hayan sobrevivido y hoy den vida a nuestros hogares.

Comenzar a aprehender una disciplina tan compleja como la restauración, en la que intervienen tantas técnicas de tantos oficios diferentes, es un trabajo arduo y más si se hace en soledad.

El objetivo de este proyecto que hoy comenzamos es compartir con vosotros todo lo que hemos aprendido a lo largo de los últimos veinte años en este mundo tan apasionante de la restauración de mobiliario. Es mostraros la esencia de lo adquirido tanto en las horas de taller como en las de estudio y experimentación. Es montar un taller artesanal virtual en el que todos seamos maestros y aprendices.

lunes, 28 de julio de 2014

Miradas.

La restauración de mobiliario tiene múltiples miradas. Se puede observar desde el restaurador del museo de artes aplicadas, desde el estudiante de una escuela de restauración, desde el artesano o desde el apasionado por el mundo de los muebles.

A cada una de esas miradas le corresponde una lectura y una manera diferente de hacer las cosas.

El restaurador del mobiliario catalogado como arte, piezas únicas que nos hablan de nuestro pasado, ha de actuar con unos criterios muy rigurosos en toda su práctica para no borrar las huellas del tiempo. Su trabajo se encamina a  realizar una conservación que tiene por objeto mantener el mueble en buen estado,  sin camuflar las adiciones y modificando el mínimo de materia.



El aficionado al mundo del mobiliario trata ante todo de recuperar y/o reciclar  la pieza para el presente. Su objetivo es someter al mueble a procesos fisicoquímicos o mecánicos para obtener un nuevo objeto, con la base de lo que fue pero con una apariencia diferente.


Entre estas dos miradas se sitúa otra tercera mirada que es la del artesano restaurador, el cual trata de restaurar la pieza para el presente respetando su pasado,  utilizando para ello técnicas y productos antiguos (usados en la época de la fabricación del mueble). Esa es la mirada  que se observará en el desarrollo de este curso online de restauración de mobiliario.



Estructura del curso

El oficio de restaurador es un oficio complejo que aúna técnicas pertenecientes a los oficios de carpintero, ebanista, tapicero, barnizador, dorador… Es un oficio que se adquiere mediante el trabajo en el taller, el estudio y la experimentación. Es un oficio es definitiva complejo.  Con el objeto de simplificar su complejidad, el curso online de restauración se realizará en tres espacios diferenciados: el tallerblog , el laboratorio y la biblioteca.

El trabajo que realizaremos en el tallerblog  será el aprendizaje de las diferentes técnicasque necesitaremos para realizar una restauración. El lenguaje que utilizaremos en este espacio tendrá la estructura de un dialogo virtual, basado en preguntas y respuestas, entre un maestro y un aprendiz.




El trabajo de estudio tendrá lugar en la biblioteca y a través del él adquiriremos todo el cuerpo teórico necesario para realizar una restauración. 




El trabajo llevado a cabo en el laboratorio consistirá en la elaboración de los diferentes productos que necesitaremos para llevar a cabo una restauración. Para ello publicaremos un recetario con las fórmulas necesarias para su fabricación. 




martes, 22 de julio de 2014

Criterios de restauración.

“Hola. Me llamo Laura. Hace un mes fui a casa de mi abuela a recoger un palanganero antiguo que siempre ha estado en la familia. Al llegar a casa lo observé y comprobé que necesitaba una restauración. En un principio pensé llevarlo a un taller de restauración que está en el barrio de al lado, pero justo cuando iba a coger el teléfono, una idea me empujó a colgarlo. ¿Por qué no lo restauraba yo? . Era una buena idea, siempre me han gustado las actividades manuales. ¿Por qué no hacerlo? ¿Por qué no aprender a restaurar? En los días sucesivos consulté internet, revisé la bibliografía existente, pregunté a algunos amigos interesados en el tema, pero cuanta más información adquiría menos entendía. Por un casual, alguien me habló del tallerblog de restauración de mobiliario y me contó que contestabais a las cuestiones que os planteaban los internautas. Así que me he decidido a preguntaros:

Laura. ¿Cómo empiezo a restaurar el palanganero?


Tallerblog. Obsérvalo detenidamente, no tengas inquietud por empezar. Fotografíalo detalladamente, pregunta a tu abuela que sabe de él, navega un poco por internet para ver de cuando es aproximadamente. Cuando hayas hecho todo esto seguro que tienes una visión más amplia del objeto. Con este juego que te planteo realmente estarás haciendo un estudio preliminar de la pieza a restaurar.

Laura. ¿Cuál es el primer paso a dar?

Tallerblog
. Lo primero para realizar una restauración es tener un criterio sobre lo que beneficiará al mueble o le perjudicará, que quizás sea la parte más conceptual, pero necesaria para una buena práctica. La primera pregunta que tienes que responderte es si el mueble necesita una conservación, una restauración o un reciclaje. Dependiendo de la respuesta trabajarás de una u otra manera.

Si lo que decides es reciclarlo no existen criterios que tengas que cumplir. Puedes dejarte llevar por tu imaginación y cambiarlos, decorarlos, transformarlos.
Si lo que quieres es restaurarlo tendrás que guiarte por unos mínimos criterios de restauración.

Laura
. Lo que quiero es restaurarlo, conservar las huellas del tiempo y el recuerdo que me trae de mi familia.


Tallerblog. Pues si quieres restaurarlo lo primero que has de respetar es la pátina, lo que da el carácter de antiguo a una obra. El paso del tiempo hace bellos a los muebles, les confiere un carácter especial. En eso reside su valor. El concepto de pátina incluye todos los procesos de envejecimiento natural sufridos por los muebles, así como las intervenciones del pasado, siempre que ambas cosas tengan un carácter positivo.

Laura. ¿Es un poco abstracto el concepto de pátina, puedes concretarlo un poco?

Tallerblog. Te pondré un ejemplo para que lo entiendas. Mira el palanganero de tu abuela. Ves los brillos, ese pequeño golpe en la pata izquierda, ese cambio de color según le ilumine el sol. Todos esos detalles forman la pátina.



Ves la suciedad acumulada en la superficie. Eso no es pátina.



Te pondré otro ejemplo. La mayoría de la gente cuando empieza a trabajar con una pieza mobiliaria, lo primero que hace es lijarla .Si la lijas la estás dejando sin historia, sin brillos, sin color. Tendrás una pieza reciclada. Si por el contrario, respetas la pátina y realizas un proceso de limpieza respetuoso tendrás una pieza restaurada.

Laura. ¿Y cómo hago para respetarla?

Tallerblog. Aprendiendo a utilizar los materiales y las técnicas adecuadas para cada caso.

Laura.¿Y si el palanganero tuviera tres capas de pintura Titanlux, tendría que respetar la pátina?.

Tallerblog. En ese caso deberás decaparlo puesto que se estima que es una intervención poco afortunada y una vez que tengas limpio el mueble intenta recuperar la pieza teniendo en cuenta su pasado, el estilo, las técnicas y materiales que se emplearon en la época de su fabricación y la función que debe cumplir.

Laura. ¿A parte de respeto por la pátina existe algún otro criterio que tenga que tener en cuenta a la hora de restaurar el palanganero?

Tallerblog. Si, existen dos criterios íntimamente ligados: el de la estabilidad y el de la reversibilidad de los materiales.

Laura. ¿En qué consisten esos criterios?

Tallerblog. Consiste en el uso de materiales que tradicionalmente se han utilizado en la construcción de los muebles y cuyas propiedades y reacciones han podido experimentarse positivamente a lo largo del tiempo. Esos materiales han de ser reversibles, es decir si en un futuro fuera necesario podrán ser eliminados fácilmente sin utilizar métodos agresivos.

Laura. El criterio de estabilidad lo entiendo pero el de reversibilidad de los materiales me queda un poco dudoso. Puedes ponerme un ejemplo.

Tallerblog. Un mueble está desencolado, lo que afecta a su estabilidad estructural. Se decide encolarlo. ¿Pero, qué material se utilizará para el encolado? ¿Una cola fuerte o una cola de contacto?



Laura. Supongo que una cola fuerte, ¿no?

Tallerblog. Si. Utilizaremos una cola fuerte pues:
• Era el adhesivo que probablemente se utilizaría en su construcción,
• Es un adhesivo cuyo diluyente es el agua, con lo que si quisiéramos desencolar el palanganero inyectando agua en los ensambles podríamos desencolarlo fácilmente sin tener que mutilarlo. Si lo encoláramos con cola de contacto sería casi imposible desmontar la estructura sin dañar el mueble.
• Es un adhesivo que se sabe como interactúa con la madera.

Laura. ¿Siempre hay que respetar estos criterios de restauración?

Tallerblog. Cuánto más los respetes más te aproximarás a la restauración, cuanto menos los respetes más te acercarás al reciclaje.